Restaurantes: el inglés como herramienta indispensable para atender a los turistas

El inglés y el sector gastronómico, al menos en países como el nuestro, donde el turismo es uno de los rubros más provechosos en materia económica, caminan de la mano desde hace ya muchos años. Contar con algunos empleados que manejen correctamente el idioma inglés puede darle un verdadero salto de calidad a su restaurante.

Para no cometer la imprudencia de hacer afirmaciones temerarias hemos consultado con el Restaurante Lalín, el cual se especializa en cocina española, desde donde nos comentan que, efectivamente, muchos turistas de habla inglesa llegan al establecimiento cada semana. Esto, naturalmente, implica dos posibles acciones de parte del empresario gastronómico.

O bien dejar que la comunicación entre el restaurante, en este caso, a través de un empleado, se produzca como en una especie de torre de Babel, donde predominan las señas y la intervención de terceros que buscan traducir e interpretar el mensaje, o bien contar con el recurso de algunos empleados que manejen con corrección el idioma inglés.

Tomemos por ejemplo un restaurante de grandes dimensiones, bien establecido en el sector, en un barrio importante como Congreso (como el que puede verse aquí: https://restaurante-lalin.com.ar/restaurant-congreso/).  Ahora bien, acto seguido imaginemos la cantidad de turistas de habla inglesa que recorren esa zona todos los días. Sin dudas un restaurante con esas características, y que además pueda atender a los turistas hablando en su propio idioma, le daría un tremendo salto de calidad.

De este modo vemos que el inglés es simplemente una herramienta más para atender al turista, hacerlo sentir cómodo, y seguramente lograr que nos recomiende. El verdadero alcance de una recomendación de este tipo es algo que no podemos medir con exactitud. Hay personas muy influyentes, que incluso se dedican al turismo gastronómico, que verdaderamente podrían aportar muchísimo a la economía de nuestro restaurante con una simple recomendación en sus redes sociales.

La idea no es desviar los recursos de su restaurante, en absoluto, sino más bien dotarlo con las herramientas necesarias para actualizarse en una ciudad que se alimenta cada vez más del turismo. No es necesario que todos sus empleados manejen el idioma, sino quizás parte de su personal jerárquico, quien se encargará de atender a estos turistas con toda la corrección que amerita el caso.

Si vemos este tema desde una perspectiva aún más amplia, podemos pensar que la situación actual de nuestra moneda, en comparación con la de los países de habla inglesa, nos vuelve un destino realmente apetecible para el turismo. Esto significa que probablemente en los siguientes años sigamos recibiendo a más y más turistas llegados desde estas regiones.

Y lo que es aún más importante: una de las principales motivaciones del turista que llega a la ciudad de Buenos Aires desde cualquier país de habla inglesa es, justamente, nuestra gastronomía. Saber tratar amablemente a estos invitados, y también darles el valor agregado que supone llegar a un país lejano y ser interpelado en su propia lengua, es algo que seguramente se traducirá en un mayor nivel de prestigio y reconocimiento para su restaurante.