Mundo laboral: “Hablar inglés no sólo es importante para los empresarios”

Expertos del mundo laboral coinciden en la importancia de manejar el inglés a la hora de postularse para un nuevo trabajo, y también para desarrollarse y crecer profesionalmente. Las conclusiones de un informe elaborado por la consultora Randstad avanzan en esta dirección, señalando que entre los principales requisitos que exigen las empresas que buscan sumar empleados a sus plantillas aparece el conocimiento de idiomas, con el inglés a la cabeza.

El mencionado informe indicó que el 75 por ciento de las ofertas de trabajo para ocupar puestos ejecutivos incluye como requisito excluyente el conocimiento del inglés. Para aquellos que recién ingresan al mundo laboral, la exigencia ronda el 60 por ciento. Lo cierto es que vivimos en un mundo globalizado, y el inglés se postula como una verdadera llave para acceder a múltiples oportunidades. En este escenario global, Internet juega un rol fundamental y da una muestra de lo que venimos afirmando: el 80 por ciento de las comunicaciones en línea se realiza en inglés.

Dicho esto, queda en claro que manejar el inglés es una variable clave para el desempeño en compañías, diversas empresas, para hacer negocios desde cualquier rincón del mundo, y que es un conocimiento especialmente valioso en el sector ejecutivo. Ahora bien, también es válido afirmar que el manejo de este idioma excede el ámbito de las oficinas y las grandes corporaciones, y que en este sentido también es un valor en diversas ocupaciones y profesiones, incluyendo las labores informales.

Daniel Gómez Mantini es instructor en Dive Center y nos cuenta su experiencia: “Cuando comencé a trabajar como instructor de buceo no manejaba el inglés, y aquello era para mí una limitación importante. Si bien no soy un empresario que debe comerciar en inglés o mantener conversaciones con ejecutivos en el extranjero, en las escuelas de buceo es fundamental conocer el inglés siendo que muchos alumnos no son locales”.

“Nunca pensé que para vender mis artesanías, el manejo del inglés sería una clave para vender más”, dice Mariana Migues, cuya empresa, según cuenta, creció en forma exponencial luego de haber aprendido a conversar en el idioma universal. “No se trata solamente de la posibilidad de comerciar con personas en otros países. Conocer el inglés me permitió también capacitarme, porque muchos trabajos y manuales del mundo de la cerámica están escritos en inglés”, explica Migues.

En línea con las consideraciones de la artesana, Gómez Martini cuenta que para dictar un curso de buceo también es fundamental mantenerse informado y actualizado, y que en Internet la mayor parte del material está disponible en inglés. “Antes copiaba el texto y lo pegaba en el traductor de Google. Pero todos sabemos que estas traducciones no son exactas, sobre todo en lo que refiere a los términos y los conceptos más técnicos, en este caso del mundo del buceo. Poder leer en inglés también me permite estar siempre al tanto de las novedades de buceo en el mundo”, celebra.

“Entendí que hablar inglés no sólo es importante para los grandes empresarios”, concluye Migues. Y lo cierto es que su afirmación coincide con las consideraciones de los expertos en cualquier sitio del mundo: el inglés es un conocimiento valorado, casi en cualquier país del mundo, y más allá de las oficinas y corporaciones de magnitud.