Idiomas y negocios: La importancia de hablar en inglés, en cualquier rubro comercial

Hablar inglés o no hablar inglés, esa es la cuestión. Esta libre adaptación del lema shakesperiano con la que inauguramos este repaso aplica especialmente al mundo de los negocios, determinando el éxito o el fracaso de cualquier emprendimiento, sin importar su rubro. Desde un comerciante que vende indumentaria, aquellos que ofrecen sus servicios profesionales, quienes venden mesas y sillas de hierro desde una plataforma de venta online, productos tecnológicos, y cientos de etcéteras. En cualquier ámbito comercial, manejar inglés no es ya una apuesta sino una habilidad necesaria en el presente.

Hace un tiempo se repetía como una verdad evidente algo que aún no ha ocurrido: que conocer el idioma chino sería fundamental a la hora de hacer negocios, esto ante el evidente crecimiento de aquel país en términos comerciales. Sin embargo, el inglés sigue siendo el monarca en el mundo de los negocios, sin haber perdido ni es un ápice su carácter casi universal. De hecho, desde las grandes corporaciones del mundo hasta los negocios más pequeños valoran que sus empleados manejen este idioma. Ocurre que se trata de un conocimiento que, como hemos dicho, puede determinar una venta o el acceso a un puesto de trabajo.

Anteriormente mencioné el ejemplo de los muebles de hierro, no por un capricho, sino por una experiencia que me contaron y me pareció muy interesante. La compartiré aquí. Fui profesor de una mujer que había acudido a mis clases de inglés diciendo que consideraba fundamental hablar y comprender este idioma para que su negocio crezca más allá de la Argentina. Por entonces, no sabía que su empresa se dedicaba a la fabricación y venta de mobiliario en hierro. Años más tarde, en uno de mis viajes a Estados Unidos, estaba en la casa de una de mis sobrinas en Los Angeles, California. Ella me dijo que necesitaba equipar su jardín con muebles en hierro y que había encontrado una excelente vendedora en Buenos Aires, y que habían dialogado en inglés vía Skype, uno de los mensajeros más célebres.

Mi sobrina me pidió un favor: “¿Puedes seguir la transacción cuando regreses a Buenos Aires?”. Le dije que sí. Ella anotó la dirección de la página web de la empresa, https://www.hierroestilo.com.ar/, cuya sede está cerca de mi instituto de idiomas en Buenos Aires. Cuando fui a retirar los productos que luego envié vía courier, ¡oh sorpresa!, me encontré con mi vieja alumna. Ella había sido la que cerró un trato con mi sobrina, que no habla ni una sola palabra en español.

Siempre había dicho a mis alumnos que el inglés es un conocimiento clave para cerrar negocios, pero lo decía sin tener un ejemplo tan bueno como aquel. Desde que viví aquella experiencia, siempre comienzo mis clases contando el caso de mi alumna que vende muebles en hierro y mi sobrina estadounidense.