Estudiar inglés en el exterior

Probablemente la mejor forma de perfeccionar tu inglés sea estudiarlo en el exterior, ya sea aplicando a través de un plan de becas o sencillamente intentándolo solo con tus propios recursos.

Ahora bien, también hay que decir que estudiar en el extranjero no es tan sencillo. Obtener ayuda de un organismo público o privado es genial, y más todavía si proviene de una universidad prestigiosa; sin embargo, esto no facilita el proceso, que siempre, para todos los casos, se reduce a lo siguiente: el único requisito indispensable para entrar a cualquier programa de estudios en el exterior es comprobar que tenés un dominio correcto del idioma nativo del país en el que vas a estudiar.

Los que quieran estudiar inglés afuera seguramente respirarán aliviados. No obstante, éste es un idioma que muchos creen saber y que pocos realmente saben.

En resumen: para poder siquiera empezar a proyectar tu trabajo académico fuera del país necesitás aprobar por lo menos uno de estos dos exámenes, admitidos por prácticamente todas las universidades del exterior.

El primero de ellos es el examen TOEFL. En resumidas cuentas, se trata de una prueba enfocada a todos los hablantes no nativos del inglés de los Estados Unidos que deseen estudiar o trabajar allí. Su único objetivo es puntuar tu dominio real del inglés norteamericano.

Si bien estas dos evaluaciones son difíciles también son imprescindibles para cumplir tu sueño de estudiar inglés afuera. Si obtenés una buena puntuación promedio en los tres módulos principales: escritura, lectura y comprensión auditiva, ese sueño está mucho más cerca de concretarse, por eso siempre es recomendable realizar un curso de preparación TOEFL.

Los que posean un nivel de conocimientos mucho menor que el exigido para aprobar estas pruebas, pero que de todas formas entienden el inglés y pueden comunicarse con relativa fluidez, también tienen posibilidades de salir al mundo y perfeccionarse en el exterior. ¿Cómo? Los planes de intercambio y las becas para estudiar idiomas son dos opciones muy sólidas. No requieren una validación tan ardua, ya que justamente están pensadas para estudiantes de todo el mundo que desean formarse, conocer nuevas culturas y, en definitiva, vivir una experiencia realmente única.

londonn

Desde ya que no es sencillo aplicar con éxito para una beca de estudios en el exterior. De base ya necesitás tener un buen currículum académico. Sin él es imposible siquiera llenar el primer formulario. Quizás por eso abundan planes y organismos de dudosa naturaleza que prometen un acceso fácil a obtener estudios en el exterior que nada consiguen en realidad, salvo estafar tus sueños.

Como podemos ver, el camino para viajar al exterior para estudiar inglés no es para nada fácil. Todo lo contrario. Presenta dificultades en cada etapa del camino y a todos los niveles posibles. Sin embargo, los beneficios que podés obtener si lográs concretarlo no siquiera pueden ser medidos de una manera objetiva.

Otra opción, más profesional y apropiada, es tomar el examen IELTS, un tanto distinto de los TOEFL. En este caso, se trata de un examen que evalúa tu nivel de inglés internacional, sin preferencia por ninguna región en particular, con la sugerencia de realizar, realizar un curso de preparación IELTS es una excelente manera de prepararse.

Vivir en el mismo país donde se habla el idioma que querés estudiar es como participar de un curso que dura 24 horas por día y 365 días al año. En unos pocos meses ya vas a ser capaz de pensar en inglés, algo que solo se consigue cuando tu cerebro se ve obligado a lidiar sin interrupción con tu segundo idioma. Tu acento mejorará, tu pronunciación se irá puliendo, incluso podrás adquirir usos y términos propios del habla de todos los días que no se aprenden en ningún curso.

Sin lugar a dudas, la clave del éxito está en tu determinación. Para mas información click aqui