Inglés: 3 palabras que tenés que saber si viajas con tu mascota

Sea por vacaciones, en el marco de una mudanza internacional, o en una aventura de pocos días; cuando se sale de viaje con mascotas es necesario tener en cuenta algunos aspectos importantes para que todo acontezca de un modo agradable y sin sobresaltos, sobre todo cuando se viaja al exterior con un animal. En esta ocasión, siendo fieles a la filosofía de nuestro portal, haremos foco en algunas palabras en idioma inglés que sí o sí tenés que saber para viajar por el mundo con tu mascota. ¡A tomar nota!

Aunque el término Pet Shop es divulgado a nivel internacional, es siempre importante tenerlo presente cuando se viaja por el mundo con una mascota, sobre todo con perros y gatos. Al igual que ocurre con la salud del “viajero humano”, estando en el exterior el acceso a la salud no siempre es sencillo principalmente porque no conocemos la ciudad y dónde se encuentran los centros de atención. En tanto, en caso de una urgencia con tu mascota (o simplemente para comprar comida) bastará que digas “pet shop” para que un lugareño te ayude a encontrar una tienda con productos para mascotas.

Es importante tener en cuenta que en la mayoría de los países del mundo, entre ellos Estados Unidos, se exige que las mascotas ingresen en buenas condiciones de salud. En el caso de los perros, en aquel país (uno de los principales hogares del inglés) se requiere mostrar un certificado válido de vacunación contra la rabia. En tanto, es posible que las autoridades aeroportuarias te consulten por lo siguiente: valid rabies vaccination certificate. La referencia es a este certificado, que deberás exhibir para que tu perro pueda ingresar a suelo estadounidense. En este punto, es importante mencionar que si el perro proviene de países libres de rabia, las autoridades de Estados Unidos no exigen dicho certificado.

Otra palabra fundamental a la hora de viajar con tu perro es “purses” o “carrier purses”. Se trata de la transportadora de perros, imprescindible para trasladar a una mascota siguiendo las normativas en vuelos y la comodidad para ellos. Si necesitaras comprar una de estas transportadoras en una tienda en el exterior, pues ya sabes cuál es la palabra clave. Sólo bastará con decir “purses” para que te enseñen la amplia variedad disponible en la mayoría de las tiendas de mascotas.

Como sabemos, en los tiempos que corren es posible acudir al auxilio de los traductores en tiempo real que dispone cualquier teléfono inteligente. Sólo bastará con pedir una traducción a Google para que la misma llegue sin mucho rodeo. Sin embargo, es siempre bueno tener a mano algunos términos en inglés, el idioma que mueve al mundo.

Mundo laboral: “Hablar inglés no sólo es importante para los empresarios”

Expertos del mundo laboral coinciden en la importancia de manejar el inglés a la hora de postularse para un nuevo trabajo, y también para desarrollarse y crecer profesionalmente. Las conclusiones de un informe elaborado por la consultora Randstad avanzan en esta dirección, señalando que entre los principales requisitos que exigen las empresas que buscan sumar empleados a sus plantillas aparece el conocimiento de idiomas, con el inglés a la cabeza.

El mencionado informe indicó que el 75 por ciento de las ofertas de trabajo para ocupar puestos ejecutivos incluye como requisito excluyente el conocimiento del inglés. Para aquellos que recién ingresan al mundo laboral, la exigencia ronda el 60 por ciento. Lo cierto es que vivimos en un mundo globalizado, y el inglés se postula como una verdadera llave para acceder a múltiples oportunidades. En este escenario global, Internet juega un rol fundamental y da una muestra de lo que venimos afirmando: el 80 por ciento de las comunicaciones en línea se realiza en inglés.

Dicho esto, queda en claro que manejar el inglés es una variable clave para el desempeño en compañías, diversas empresas, para hacer negocios desde cualquier rincón del mundo, y que es un conocimiento especialmente valioso en el sector ejecutivo. Ahora bien, también es válido afirmar que el manejo de este idioma excede el ámbito de las oficinas y las grandes corporaciones, y que en este sentido también es un valor en diversas ocupaciones y profesiones, incluyendo las labores informales.

Daniel Gómez Mantini es instructor en www.divecenter.com.ar y nos cuenta su experiencia: “Cuando comencé a trabajar como instructor de buceo no manejaba el inglés, y aquello era para mí una limitación importante. Si bien no soy un empresario que debe comerciar en inglés o mantener conversaciones con ejecutivos en el extranjero, en las escuelas de buceo es fundamental conocer el inglés siendo que muchos alumnos no son locales”.

“Nunca pensé que para vender mis artesanías, el manejo del inglés sería una clave para vender más”, dice Mariana Migues, cuya empresa, según cuenta, creció en forma exponencial luego de haber aprendido a conversar en el idioma universal. “No se trata solamente de la posibilidad de comerciar con personas en otros países. Conocer el inglés me permitió también capacitarme, porque muchos trabajos y manuales del mundo de la cerámica están escritos en inglés”, explica Migues.

En línea con las consideraciones de la artesana, Gómez Martini cuenta que para dictar un curso de buceo también es fundamental mantenerse informado y actualizado, y que en Internet la mayor parte del material está disponible en inglés. “Antes copiaba el texto y lo pegaba en el traductor de Google. Pero todos sabemos que estas traducciones no son exactas, sobre todo en lo que refiere a los términos y los conceptos más técnicos, en este caso del mundo del buceo. Poder leer en inglés también me permite estar siempre al tanto de las novedades de buceo en el mundo”, celebra.

“Entendí que hablar inglés no sólo es importante para los grandes empresarios”, concluye Migues. Y lo cierto es que su afirmación coincide con las consideraciones de los expertos en cualquier sitio del mundo: el inglés es un conocimiento valorado, casi en cualquier país del mundo, y más allá de las oficinas y corporaciones de magnitud.

Estudiar inglés en el exterior

Probablemente la mejor forma de perfeccionar tu inglés sea estudiarlo en el exterior, ya sea aplicando a través de un plan de becas o sencillamente intentándolo solo con tus propios recursos.

Ahora bien, también hay que decir que estudiar en el extranjero no es tan sencillo. Obtener ayuda de un organismo público o privado es genial, y más todavía si proviene de una universidad prestigiosa; sin embargo, esto no facilita el proceso, que siempre, para todos los casos, se reduce a lo siguiente: el único requisito indispensable para entrar a cualquier programa de estudios en el exterior es comprobar que tenés un dominio correcto del idioma nativo del país en el que vas a estudiar.

Los que quieran estudiar inglés afuera seguramente respirarán aliviados. No obstante, éste es un idioma que muchos creen saber y que pocos realmente saben.

En resumen: para poder siquiera empezar a proyectar tu trabajo académico fuera del país necesitás aprobar por lo menos uno de estos dos exámenes, admitidos por prácticamente todas las universidades del exterior.

El primero de ellos es el examen TOEFL. En resumidas cuentas, se trata de una prueba enfocada a todos los hablantes no nativos del inglés de los Estados Unidos que deseen estudiar o trabajar allí. Su único objetivo es puntuar tu dominio real del inglés norteamericano.

Si bien estas dos evaluaciones son difíciles también son imprescindibles para cumplir tu sueño de estudiar inglés afuera. Si obtenés una buena puntuación promedio en los tres módulos principales: escritura, lectura y comprensión auditiva, ese sueño está mucho más cerca de concretarse, por eso siempre es recomendable realizar un curso de preparación TOEFL.

Los que posean un nivel de conocimientos mucho menor que el exigido para aprobar estas pruebas, pero que de todas formas entienden el inglés y pueden comunicarse con relativa fluidez, también tienen posibilidades de salir al mundo y perfeccionarse en el exterior. ¿Cómo? Los planes de intercambio y las becas para estudiar idiomas son dos opciones muy sólidas. No requieren una validación tan ardua, ya que justamente están pensadas para estudiantes de todo el mundo que desean formarse, conocer nuevas culturas y, en definitiva, vivir una experiencia realmente única.

londonn

Desde ya que no es sencillo aplicar con éxito para una beca de estudios en el exterior. De base ya necesitás tener un buen currículum académico. Sin él es imposible siquiera llenar el primer formulario. Quizás por eso abundan planes y organismos de dudosa naturaleza que prometen un acceso fácil a obtener estudios en el exterior que nada consiguen en realidad, salvo estafar tus sueños.

Como podemos ver, el camino para viajar al exterior para estudiar inglés no es para nada fácil. Todo lo contrario. Presenta dificultades en cada etapa del camino y a todos los niveles posibles. Sin embargo, los beneficios que podés obtener si lográs concretarlo no siquiera pueden ser medidos de una manera objetiva.

Otra opción, más profesional y apropiada, es tomar el examen IELTS, un tanto distinto de los TOEFL. En este caso, se trata de un examen que evalúa tu nivel de inglés internacional, sin preferencia por ninguna región en particular, con la sugerencia de realizar, realizar un curso de preparación IELTS es una excelente manera de prepararse.

Vivir en el mismo país donde se habla el idioma que querés estudiar es como participar de un curso que dura 24 horas por día y 365 días al año. En unos pocos meses ya vas a ser capaz de pensar en inglés, algo que solo se consigue cuando tu cerebro se ve obligado a lidiar sin interrupción con tu segundo idioma. Tu acento mejorará, tu pronunciación se irá puliendo, incluso podrás adquirir usos y términos propios del habla de todos los días que no se aprenden en ningún curso.

Sin lugar a dudas, la clave del éxito está en tu determinación. Para mas información click aqui