Cada vez se necesitan más traductores para investigaciones en medicina estética

Una de las ventajas de cursar el traductorado de inglés, desde ya, con las especializaciones del caso, es la posibilidad de trabajar para el sector de la salud, y particularmente dentro de la medicina estética propiamente dicha. Los profesionales de este sector necesitan estar actualizados, tanto en términos de nuevos tratamientos como de nuevas aplicaciones en tecnología, y esto implica, generalmente, la necesidad de leer estudios e investigaciones que se publican en inglés.

En este sentido hemos consultado con el centro de medicina estética Cimec, quienes nos confirman que, en efecto, los papers e investigaciones académicas constituyen una necesidad de primer orden para el profesional de la salud que se desarrolla dentro de este sector. Desde nuestra perspectiva, naturalmente, el tema se resume a una excelente salida laboral para el traductor de inglés que cuente con las herramientas formativas necesarias para traducir documentos con valor académico y científico.

Nuestros país cuenta con una buena cifra de traductores trabajando en este contexto, aunque de hecho el mercado está constantemente abierto a nuevos miembros, sobre todo debido a la alta demanda en términos de material académico. Si hablamos de salidas laborales rápidas para aquellos que se proponen aprender inglés a un nivel profesional, sin dudas éste es uno de los principales beneficios que podríamos citar en nuestro país.

Ahora bien, tengamos en cuenta que el ámbito de la salud, y de la medicina estética en particular, está atravesado por permanentes cambios y actualizaciones en cuanto a medicamentos, tratamientos, aparatología, y eso implica la permanente publicación de material fresco, a menudo a través de organizaciones internacionales, con lo cual en muchos casos se requiere la presencia de un traductor.

Tomemos un ejemplo práctico para darnos una idea aproximada de la función que cumple el traductor dentro de la salud: la criolipolisis (en este enlace se puede ver más: https://cimec.com.ar/criolipolisis/), un tratamiento en medicina estética que se encuentra entre los más elegidos por el público, y que en décadas pasadas prácticamente no existía, demanda una constante actualización de parte de los profesionales médicos, es decir, de material pasa por las manos de un traductor.

Tal como podemos ver, la medicina estética es un sector sumamente amigable con los traductores de inglés, y nada parece indicar que ese vínculo se vea reducido en los próximos años, sino más bien todo lo contrario: con la salida al mercado de nuevos tratamientos y de nueva tecnología, se requerirán más traductores especializados para nutrir al sector de la salud con material fresco.

También es importante señalar que para poder llevar a cabo este tipo de traducciones se deben cursar las especializaciones correspondientes, que pueden variar dependiendo del área de la salud a la que hagamos referencia. Más allá de eso, es justo situar esta opción entre las más elegidas por los estudiantes de la actualidad, casi con el mismo nivel de popularidad que el traductorado literario, con lo cual nada hace suponer que el ámbito de la salud en Argentina sufra algún tipo de padecimiento por falta de profesionales que le suministren el material que requiere.