El inglés y sus aplicaciones en el sector farmacéutico

Saber inglés propicia una gran cantidad de ventajas en casi todos los oficios y profesiones que podamos imaginar. Dentro del ámbito de la salud, y más precisamente en el sector farmacéutico, esto se hace visible de muchas formas. En definitiva, saber inglés equivale a utilizar una herramienta sumamente poderosa para estar un paso por delante de la competencia, ya que nos permite obtener información de forma más rápida y directa.

Hoy en día muchas farmacias cuentan con laboratorio propio (como puede verse en el ejemplo de Farmacia Técnica), lo cual equivale a que pueden realizar recetas magistrales y otros preparados diseñados específicamente por un profesional de la medicina. En este contexto los errores sencillamente no se admiten, así también como déficit en los niveles de actualización que constantemente recaen sobre este sector.

Papers, recomendaciones de las distintas organizaciones internacionales dedicadas a la salud, informes provenientes de los laboratorios más importantes del mundo, todo eso forma parte de la vida del profesional de la medicina y la farmacéutica, y en muchos casos esa información está disponible en inglés mucho antes de que se distribuyan sus respectivas traducciones al español.

Esto quiere decir que, al saber inglés, el profesional puede informarse de manera prácticamente inmediata sobre cuestiones que, de otro modo, habría desconocido hasta que se realicen las traducciones correspondientes. Recordemos que los avances y recomendaciones emitidas por los organismos internacionales pueden cambiar de forma radical la manera en la que vemos y utilizamos determinadas drogas y componentes.

Para los que quieran estudiar un poco más en profundidad la enorme complejidad que hoy en día poseen los trabajos de laboratorio en farmacias especializadas, por ejemplo, aquellas que efectúan preparados magistrales en sus propias instalaciones, pueden hacer clic aquí.

Volviendo al tema principal de este artículo, el inglés sigue siendo el gran idioma internacional de la medicina, y como tal debería ser asumido por los profesionales que se desarrollan en el sector de la salud, independientemente de la rama a la cual pertenezcan. Saber inglés no solo le permite al profesional estar al día con todos los avances, técnicas y recomendaciones, sino también delante de sus colegas en un ámbito realmente competitivo y donde es muy difícil avanzar con paso firme.

Sin embargo, nuestra recomendación no es llevar las cosas demasiado lejos, al punto de que usted deba cursar un traductorado técnico, sino más bien obtener los conocimientos necesarios para recibir, precisamente, la última información que influya sobre el ámbito de la salud en la cual se desarrolle profesionalmente.

Esto se logra con algo de esfuerzo, mucha voluntad, y profesionales en inglés que sepan trabajar específicamente sobre sus necesidades. Por suerte, en la actualidad hay excelentes institutos, y con horarios muy flexibles, que pueden asesorarlo de acuerdo a su caso en particular.

Todavía, es cierto, existe cierto margen de acción para aquellos profesionales que no saben inglés, pero también es verdad que ese margen se achica cada vez más con el transcurso de los años, y por eso es tan importante que todos los especialistas de todos los sectores estén preparados para los tiempos que se aproximan.

Restaurantes: el inglés como herramienta indispensable para atender a los turistas

El inglés y el sector gastronómico, al menos en países como el nuestro, donde el turismo es uno de los rubros más provechosos en materia económica, caminan de la mano desde hace ya muchos años. Contar con algunos empleados que manejen correctamente el idioma inglés puede darle un verdadero salto de calidad a su restaurante.

Para no cometer la imprudencia de hacer afirmaciones temerarias hemos consultado con el Restaurante Lalín, el cual se especializa en cocina española, desde donde nos comentan que, efectivamente, muchos turistas de habla inglesa llegan al establecimiento cada semana. Esto, naturalmente, implica dos posibles acciones de parte del empresario gastronómico.

O bien dejar que la comunicación entre el restaurante, en este caso, a través de un empleado, se produzca como en una especie de torre de Babel, donde predominan las señas y la intervención de terceros que buscan traducir e interpretar el mensaje, o bien contar con el recurso de algunos empleados que manejen con corrección el idioma inglés.

Tomemos por ejemplo un restaurante de grandes dimensiones, bien establecido en el sector, en un barrio importante como Congreso (como el que puede verse aquí: https://restaurante-lalin.com.ar/restaurant-congreso/).  Ahora bien, acto seguido imaginemos la cantidad de turistas de habla inglesa que recorren esa zona todos los días. Sin dudas un restaurante con esas características, y que además pueda atender a los turistas hablando en su propio idioma, le daría un tremendo salto de calidad.

De este modo vemos que el inglés es simplemente una herramienta más para atender al turista, hacerlo sentir cómodo, y seguramente lograr que nos recomiende. El verdadero alcance de una recomendación de este tipo es algo que no podemos medir con exactitud. Hay personas muy influyentes, que incluso se dedican al turismo gastronómico, que verdaderamente podrían aportar muchísimo a la economía de nuestro restaurante con una simple recomendación en sus redes sociales.

La idea no es desviar los recursos de su restaurante, en absoluto, sino más bien dotarlo con las herramientas necesarias para actualizarse en una ciudad que se alimenta cada vez más del turismo. No es necesario que todos sus empleados manejen el idioma, sino quizás parte de su personal jerárquico, quien se encargará de atender a estos turistas con toda la corrección que amerita el caso.

Si vemos este tema desde una perspectiva aún más amplia, podemos pensar que la situación actual de nuestra moneda, en comparación con la de los países de habla inglesa, nos vuelve un destino realmente apetecible para el turismo. Esto significa que probablemente en los siguientes años sigamos recibiendo a más y más turistas llegados desde estas regiones.

Y lo que es aún más importante: una de las principales motivaciones del turista que llega a la ciudad de Buenos Aires desde cualquier país de habla inglesa es, justamente, nuestra gastronomía. Saber tratar amablemente a estos invitados, y también darles el valor agregado que supone llegar a un país lejano y ser interpelado en su propia lengua, es algo que seguramente se traducirá en un mayor nivel de prestigio y reconocimiento para su restaurante.

El inglés, el idioma de la informática

En pocos rubros o industrias es tan clara la necesidad de manejar con destreza el inglés, como en el caso de la informática. Sin duda, el primer idioma natural para los profesionales y los trabajadores de estas áreas es el anglosajón.

En principio, porque los términos utilizados y los lenguajes de programación son en su inmensa mayoría en inglés, aprender estos oficios tiene entre sus requisitos fundamentales conocer los niveles de esta lengua.

No se trata solamente de memorizar la orden que se da con cada línea de código para ser un buen programador, sino también entender su sintaxis y esa interpretación sólo es posible si se profundiza en la profundización de esa lógica.
Algunos desarrollos no pueden ser cabalmente entendidos si solo se observa el código, es necesario cierto ejercicio mental e interpretativo que requiere conocimientos en otro nivel.

Otro aspecto a considerar es que este tipo de capacitaciones permiten leer y entender la documentación oficial y la librería de un determinado programa informático, algo que suele ser bastante necesario para quienes se especializan en estos temas.
Por otro lado, aún hoy las primeras actualizaciones, noticias y novedades en este rubro aparecen primero en inglés. Huelga decir que mantenerse siempre al corriente de los cambios y los avances en este sector es una necesidad para cualquier profesional relacionado con la temática.

En efecto, no existe búsqueda de empleo relacionada que no tenga este conocimiento entre uno de sus requisitos fundamentales.
Además, conocer este idioma es sumamente necesario para solucionar problemas relacionados con el hardware y el mantenimiento de los equipos en general. En empresas especializadas en la reparación de aparatos informáticos, como Service Digital, confirman esta idea.

En estos casos, la necesidad de conocer las últimas innovaciones en repuestos e insumos es sumamente importante para poder disponer de un stock de elementos variados para dar respuestas a cada necesidad en forma ágil.
Esto se hace más patente en épocas en las que la importación de algunos componentes se vuelve más complicada, debido a los costos y los cambios en las políticas.

Por eso, una alternativa creciente es adquirir directamente de los proveedores internacionales los productos necesarios para el reemplazo de diferentes piezas y accesorios. Desenvolverse con soltura precisa del inglés.

El software también aporta en el mismo sentido. Pensemos en las notebooks y computadoras de escritorio y la gran cantidad de programas y aplicaciones disponibles en la actualidad.
Actualizaciones, aplicaciones incompatibles, virus son apenas algunos de los inconvenientes más comunes. En este enlace se puede ver más sobre los potenciales problemas que pueden afectar a estos equipos para poder dimensionar la importancia de contar siempre con información fresca.

Por eso, para los profesionales. poder participar activamente en foros y sitios especializados de todo el mundo es una gran ayuda para lidiar con programas y versiones tan diversas.

Las novedades más importantes, sobre todo de gurúes y empresas especializadas, utilizan este lenguaje en primera instancia para transmitir los avances e innovaciones. En no pocas ocasiones es menester acceder a esos datos en forma instantánea para resolver un problema.