Mundo empresarial: ¿Por qué es tan importante saber inglés?

Resulta suficiente repasar con la mirada el listado de países que aparece en el sector derecho de esta entrada en Wikipedia para comprender cuán relevante es el idioma inglés en todo el mundo. Conocer este idioma a fondo abre múltiples oportunidades a estudiantes y también lo hace en el mundo de los negocios. En rigor, a la hora de sumar personal la gran mayoría de las empresas busca trabajadores que manejen el inglés, solicitando haber pasado por exámenes como TOEFL, IELTS o FIRST, según el caso.

De acuerdo al sitio Universia, el inglés es el lenguaje que más se elije para estudiar como segunda lengua y, para más, es el idioma que domina en las reuniones de negocios. “No estoy dispuesto a perder la oportunidad de colocar mis productos en otros mercados más allá de los regionales, por el hecho de no manejar el inglés”, nos cuenta el dueño de una fábrica de alimentos congelados que logró vender pizzas y empanadas desde Argentina en mercados como el de Estados Unidos y Canadá. “Comencé entablando reuniones vía Skype en las cuales hablaba con algunas trabas el inglés. Pero pronto comprendí que si quería hacer que mi negocio de alimentos crezca en el mundo debía manejar el inglés con soltura”, explica.

Y lejos de lo que muchos creen, aprender inglés no debe ser un asunto tedioso. De hecho, este idioma cuenta con la ventaja de ser aquel que se habla en la mayoría de las películas, series y canciones de éxito. ¿Has pensado alguna vez que el entretenimiento puede ser una buena forma de complementar aquello que se aprende en cursos y academias? Marina Bolati viaja habitualmente a Estados Unidos para conocer más acerca del rubro de su negocio, el de la indumentaria. Confiesa que su poco manejo del inglés fue una verdadera traba en los primeros viajes y que luego comenzó a estudiar para suplir esta carencia. “Cuando me decidí a estudiar inglés mi negocio creció exponencialmente. El trato con proveedores y clientes internacionales le dio un nuevo aire a mi negocio de venta de ropa. Es una pena haber perdido tanto tiempo, pero agradezco estar aprovechando el presente”, confiesa Marina.

Ocurre que esta aptitud es “multi-rubro”. El caso de Marina y su tienda de ropa, y el crecimiento de la fábrica de alimentos, dan cuenta, cada uno de a su modo, de cuán relevante es manejar el inglés a la hora de hacer negocios. La lógica se maximiza notablemente en los tiempos digitales. El dueño del mencionado emprendimiento gastronómico nos cuenta que comenzó a promocionar sus empanadas y pizzas congeladas a través de perfiles en redes sociales como Facebook e Instagram y que al poco tiempo comenzaron a llegar consultas, ¡en inglés! “Al comienzo no sabía cómo responderles y tenía que pedir ayuda a un amigo para poder hacerlo. Ocurre que el traductor automático de Google es efectivo, pero no siempre es fiable”, nos cuenta.

Las opciones para estudiar inglés son muchas. Además de los clásicos cursos presenciales son cada vez más usuales las modalidades online, y también los grupos de conversación. Es importante también que si se desea rendir algún examen como TOEFL, IELTS o FIRST, el interesado reciba la necesaria capacitación previa. A fin de cuentas, si la idea es que tu negocio crezca, el inglés puede ser un excelente aliado, un verdadero trampolín.