La importancia de inglés para las empresas de tecnología

Sería una frase redundante decir que hoy en día es importante saber inglés para cualquier profesión que decidamos seguir. No obstante, esta importancia se vuelve un asunto realmente esencial, de primer orden, cuando hablamos de tecnología.

Repasemos los cinco puntos principales sobre el porqué de esta necesidad para todos los profesionales que se desenvuelvan en este apasionante universo:

  • La mayoría de la información técnica se encuentra disponible primero en inglés.

Buscar información actualizada sobre tecnología en español conforma una verdadera odisea para cualquiera. O bien no existe o directamente se encuentra desactualizada.

Lo mismo ocurre con todo el material disponible en soportes tradicionales, como libros de texto, algo francamente obsoleto. Si queremos mantenernos actualizados tendremos que poder leer y entender inglés; ya sea si nos queremos dedicar a brindar soluciones técnicas, servicio de soporte IT, mantenimiento de servers, reparación de pc, actualización de sistemas operativos como brindan en Znet.

 

Si bien internet nos brinda un buen abanico de opciones con información tecnológica de primera mano, con la posibilidad de consultar problemas muy concretos, la mayoría de información más actual y confiable se encuentra en inglés, sobre todo en lo referente a manuales técnicos.

  • La mayor parte de la tecnología se desarrolla en países de habla inglesa, o bien está disponible primero en ese idioma.

Por estas latitudes, es decir, en todo el cono sur, se trabaja mayoritariamente con tecnología proveniente de los Estados Unidos. Y si bien existen otros países que desarrollan un nivel técnico igual o superior, en la mayoría de las casas matrices de esas compañías se distribuye información, documentación y actualizaciones primero en inglés.

  • Las actualizaciones de software se realizan primero para sistemas en inglés.

El software que viene en español muchas veces es una versión distinta de la que podemos encontrar en inglés. La primera es ampliamente superior debido al desarrollo de actualizaciones, parches o diagnósticos de vulnerabilidad.

A recordarlo siempre: las empresas priorizan el software en inglés; el resto de los idiomas viene en un segundo plano. En cuyo caso, contar con datos más rápido nos permite acceder a mejores respuestas.

Estas son sólo algunas razones de peso para probar que el inglés es decisivo dentro del mundo de la tecnología, pero podríamos citar muchas otras. En realidad, todo depende de nuestro enfoque, es decir, de nuestros objetivos dentro de este apasionante campo. En otras palabras, que el nivel de conocimientos y de manejo del inglés que necesitaremos es directamente proporcional al tipo de trabajo que estemos realizando, o bien a las metas que deseamos alcanzar.

En cualquier caso, dominar un idioma como el inglés es como una llave mágica que abre todas las puertas del mundo de la tecnología, así de simple, incluso de aquellas que inicialmente no buscábamos explorar. No sólo nos brinda un punto de apoyo para mejorar nuestra capacitación, sino que nos permite una buena plataforma para ascender dentro de una compañía.

Aún para oficios con un nivel de capacitación tecnológica no necesariamente académica, como técnicos en reparación de pc, por ejemplo, el inglés se convierte en una arma realmente poderosa.  Nos permite ampliar nuestro campo de acción, pero sobre todo tener acceso a mejor y más actualizada información, lo cual es una ventaja para cualquier profesional en cualquier terreno concebible.

Desde luego, muchas personas que saben inglés se encuentran poco menos que desvalidas frente al inglés técnico, es decir, de cara a la terminología propia de todas las variantes de la tecnología moderna, sobre todo en ámbitos como la computación y el manejo de sistemas. En este sentido, mantenerse actualizado es una necesidad de primer orden para el profesional. Los usuarios y clientes ya no son inexpertos en este lenguaje, de modo que su nivel de exigencia a propósito de la calificación de los expertos que contratan es cada vez mayor. Esto incluso aumenta considerablemente cuando hablamos de grandes compañías y empresas que necesitan contratar personal altamente calificado, lo cual incluye siempre saber inglés.

Consejos para elegir una profesora de inglés

Perfecto. Ya decidiste prepararte a conciencia para tus exámenes pero primero necesitás elegir una excelente profesora de inglés. Si no sabés cómo encontrarla acá te dejamos algunos consejos.

Todo buen profesor de inglés debe tener tres características esenciales:

  • Formación.
  • Vocación.
  • Capacidad.

La formación tiene que ver con su propio nivel de conocimientos. La vocación es necesaria para que ese saber no se estanque y busque mejorar y actualizarse constantemente. La capacidad podría medirse en su tasa de aciertos, es decir, en su forma de enseñar y trasmitir sus conocimientos con gran fluidez.

Por cierto, de estas tres cualidades sólo la primera es verificable a través de un currículum; el resto se reconoce en una segunda fase. Por eso es importante que en la primera entrevista con tu profesora estés seguro de que existe cierta química y entendimiento entre ambos.

Para evitar una irreparable pérdida de tiempo es importante que fijes objetivos claros con tu profesora; por ejemplo, el tipo de inglés que necesitas aprender o perfeccionar, para qué lo haces y el tiempo que estás dispuesto a dedicarle. Todo esto es vital, en especial si tu búsqueda es concreta, como podría serlo perfeccionar tu inglés británico o norteamericano, aplicar para una beca o insertarte en el mercado laboral internacional.

ignles

En este contexto, cuánto mayor sea tu nivel de especialización mayor deberá ser también el grado de capacitación de tu profesora. Pero cuidado, tampoco es cuestión de tomar decisiones apresuradas. Recordá que los primeros días le sirven al docente para empezar a conocerte y verificar cuál es tu nivel real en el conocimiento y manejo del inglés.

Más adelante ya podrás comprobar si esa química de la que hablábamos antes existe o no. Una buena forma de verificarlo es analizar tus reacciones. Si tu profesora te aburre, o no responde claramente a los objetivos que habías pactado de antemano, es momento de buscar a otro profesional. Así de simple.

Actualmente existe una gran demanda, casi una moda, por profesores nativos de habla inglesa. Esto puede resultar excelente para practicar tu diálogo y pronunciación, pero  realmente pobre si vas a enfrentarte a exámenes severos como los IELTS y TOEFL, por ejemplo, donde la gramática y la ortografía son imprescindibles. Lo importante es que tu profesora sepa trasmitir sus conocimientos independientemente de cuál sea su país de nacimiento.

En líneas generales, para elegir a una buena profesora de inglés es necesario que se haya enfrentado a los mismos desafíos que estás a punto de encarar, y que naturalmente los haya superado. Los profesionales que insisten en proponer ejercicios a libro abierto son cada vez más escasos. En la clase particular se debe hablar en inglés, siempre dentro de tu nivel, y a partir de allí construir las bases para alcanzar las metas que entre ambos han establecido.

Afortunadamente existen muchos profesionales con gran vocación y conocimientos. Pero todo eso es apenas la mitad del vaso. El resto debe llenarlo el estudiante con una buena cuota de compromiso, responsabilidad y ganas de progresar y aprender.